Propiedades Medicinales de la Cannabis Sativa

2009.06.28

 

El uso histórico del cannabis está asociado, sobretodo, a sus propiedades medicinales. Diversas culturas sin ninguna conexión entre sí, han descubierto, cada cual a su manera, los efectos medicinales de esa planta. Los chinos ya describieron sus propiedades medicinales antes de Cristo y, más recientemente, los asirios la consideraron la más importante medicina.

 

Desde los setenta, la comunidad médica han reconocido los efectos medicinales del cannabis. Sus propiedades auxilian a combatir las nauseas e vómitos ocasionados por la quimioterapia. Aún que la cannabis no pueda curar enfermedades como el cáncer y la SIDA, sus efectos reducen el sufrimiento de los pacientes. Algunos de esos beneficios son síntomas como la hambre y el sueño, lo que vuelve más fuerte el organismo del enfermo y de esa forma contribuye con el tratamiento. Además, la comunidad científica ha descubierto en los noventa que esa planta contiene una substancia capaz de amenizar el dolor que es más potente que la morfina, conforma los chinos habían registrado dos mil años atrás.

 

Otras enfermedades que pueden recibir tratamientos a base de las propiedades del cannabis son, por ejemplo, la síndrome de Touraine, que lleva el paciente a presentar movimientos no voluntarios, así como la esclerose múltiple, porque proporciona el relajamiento de los músculos y devuelve el control de brazos y piernas. También el glaucoma, una enfermedad que atinge los ojos, visto que el THC controla la acción de los líquidos de las corneas y ameniza la presión del glaucoma sobre los ojos. El asma también puede ser tratada a partir de cannabis pues aún que los humos sé prejudicial a la salud, el THC provoca la dilatación de los alveolos del pulmón, lo que torna más fácil la respiración del enfermo.

 

Los efectos medicinales de esa planta hoy se ven contrastados por la prohibición del cultivo y del consumo con fines recreativos. En algunas partes del mundo, el cultivo del cannabis fue permitido bajo fuerte control apenas para fines médicos y solamente podrían ser consumidas por medio de la prescripción médica y una rigorosa fiscalización de los laboratorios. En el año de 1992, los Estados Unidos (país de donde partió la prohibición de la existencia de la cannabis), suspendió la autorización del consumo de la cannabis natural en tratamientos médicos. La planta tuve sus propiedades reproducidas en laboratorios y el material criado la hay substituido frente la comunidad científica.

 

Todas esas contradicciones sobre los beneficios y maleficios del cannabis ocasionan discusiones entre los doctores, incluso debates éticos. La mayor parte de los doctores admiten que si la planta fuera legalizada se la indicaría para muchos tratamientos y que los efectos de las substancias reproducidas en laboratorio no alcanzan los mismos efectos que el cannabis natural en los tratamientos. Países como Bélgica, Holanda y Estados Unidos, en los últimos años tienen permitido el consumo del cannabis natural con fin medicinales.

 

Las potencias del cannabis están en los cannabinoides, la principal clase de substancias químicas encontradas en la planta cannabis. El cannabinoide es una composición de veinte y uno átomos de carbonos encontrados junto a ácidos carbólicos encontrados en la planta cannabis sativa.